Saltar al contenido
Portada » Blog » El desperdicio alimentario (1): cifras y causas

El desperdicio alimentario (1): cifras y causas

Introducción

El desperdicio, el despilfarro o el derroche de alimentos son términos que describen los productos agrícolas y alimentarios que terminan desechados como residuo.

En esta serie de blogs vamos a hablar sobre el desperdicio alimentario desde diferentes puntos de vista para visualizar las acciones que podemos hacer desde diferentes niveles como personas, sociedad, empresa y autoridades.  En este artículo abordamos algunos datos y profundamos en las posibles causas de este problema.

Para empezar, apuntamos algunos datos impactantes:

Sin duda, son datos inquietantes y para entenderlos mejor vamos a abordar algunas preguntas:

  • En primer lugar, ¿qué es exactamente la pérdida y el desperdicio alimentario? 
  • ¿Cuántos alimentos se desperdician en el mundo?
  • ¿Por qué se desperdician tantos alimentos en el mundo?

El desperdicio vs la pérdida de alimentos: ¿Cuál es la diferencia entre los dos términos?

El desperdicio y la pérdida de alimentos son dos términos que se usan para describir alimentos de consumo humano en perfecto estado que no se comen. La diferencia entre los dos términos según la clasificación de la FAO es:

El desperdicio de alimentos se refiere a los alimentos que no se aprovechan y terminan en vertederos provenientes de hogares, restaurantes, tiendas minoristas u otros proveedores del servicio alimentario.

La pérdida de alimentos es la pérdida que se produce en las etapas iniciales de la cadena alimentaria que incluyen desde la producción agrícola, la transformación y la fabricación de alimentos hasta la distribución y la venta al por mayor.

En los dos casos, los alimentos se pierden y se convierten en residuos que acaban en vertederos. Hay otros alimentos comestibles por los humanos que pierden su valor económico y se usan en otras actividades económicas como, por ejemplo: piensos de animales, compostaje y digestión anaeróbica. Estos alimentos no se incluyen normalmente en los datos de la pérdida de alimentos, aunque de igual modo, constituyen una pérdida importante de recursos económicos y naturales.  

Actualmente, existe más conciencia a nivel mundial sobre la comida desperdiciada. De hecho, una de las metas (meta 12.3) de los objetivos de desarrollo sostenible de la agenda 2030 de Naciones Unidas es reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos4. Además, este meta está muy relacionada con otros objetivos importantes de la misma agenda como la sostenibilidad ambiental y la seguridad alimentaria.

¿Cuánta comida se desperdicia o se pierde en el mundo?

Es importante conocer la magnitud de los datos sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos para generar conciencia sobre la gravedad del problema. Si bien, todavía hay deficiencias en la recopilación de datos de manera precisa, integral y sistemática los datos disponibles son suficientes para lo que aquí nos interesa, generar conciencia sobre el tamaño real del problema para crear un impulso que nos mueva a buscar soluciones innovadoras y sostenibles.

Los datos que aquí utilizaremos se publican periódicamente a través de entidades como: La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Instituto de Recursos Mundiales (WRI) y Eurostat.

En su informe de 2023, la FAO explica que los datos recopilados entre 2016-2021 se asemejan y por consiguiente vamos a usar el informe de 2019 de la misma organización. La FAO define el Índice de Pérdida de Alimentos que mide solo la pérdida de alimentos en las fases iniciales de la cadena alimentaria desde la explotación agrícola hasta la venta al por mayor.

Este índice se obtiene periódicamente para ver el progreso de la reducción de la pérdida de alimentos. Los datos más destacados son:

  • El 14% de los alimentos producidos se pierde antes de llegar a las tiendas minoristas.
  • Esto genera pérdidas económicas de más de 400 billones de dólares/año
  • Las frutas y las verduras son los productos con mayor porcentaje de perdida. El 22% de la producción mundial de fruta y hortaliza se pierde cada año.
  • El porcentaje de pérdida de frutas y verduras puede llegar al 50% en algunos países de áfrica por falta de infraestructura adecuada.
  • Si calculamos a base de peso de alimentos perdidos:  Podemos ver que el 44 % de los alimentos perdidos corresponde a frutas y hortalizas y el 19% corresponde a cereales.
  • Si tomamos en cuenta las kilocalorías pérdidas de cada tipo de alimento: Llegamos a la conclusión de que el 53 % de pérdida de calorías corresponde a cereales y el 19 % corresponde a fruta y verdura.
  • 53 millones de toneladas (el 20% de la producción) de carne se pierde cada año.

Por otra parte, el Índice de Desperdicio de Alimentos se publicó por PNUMA en 2021 y mide solo el desperdicio de alimentos en las etapas posteriores a la venta al por mayor e incluye hogares, tiendas minoristas y proveedores de servicios alimentarios (como en el caso de los restaurantes). Los datos más relevantes son:

  • El 17% de los alimentos producidos se desperdicia en hogares, restaurantes y venta al por menor.
  • En 2019, Se desperdiciaron alrededor de 931 millones de toneladas de comida en el mundo. Esto se equivale a 121 kg/cápita/año de desperdicio alimentario.
  • En 2019, 561 millones de toneladas de alimentos acabaron en la basura de los hogares, es decir 74 kg/cápita/año.
  • Los hogares en países desarrollados desperdician alimentos en cantidad parecida a los países en desarrollo. Sin embargo, aquí no se diferencia entre parte comestible o incomestible de los alimentos.

La pérdida y el desperdicio de alimentos en la Unión Europea:

La pérdida y desperdicio alimentario es un problema mundial. No obstante, hay diferencias significativas entre países en lo que se refiere a las cantidades pérdidas y desperdiciadas. Ha aquí algunos datos sobre la perdida y el desperdicio de alimentos en la EU:

  • En la EU, más de 58 millones de toneladas de alimentos se pierden o desperdician cada año.
  • El coste asociado a esta cantidad es aproximadamente de 143 billones de euros.
  • El 65 % del desperdicio alimentario en la EU corresponde a los hogares y los proveedores de servicios alimentarios (por ejemplo, los restaurantes).
  • En la EU, El 50% del desperdicio alimentario en hogares pertenece a frutas y hortalizas frescas.
  • Más del 30% de los alimentos producidos se pierde en las fases anteriores a la venta al por menor.
  • 29 millones de toneladas de productos lácteos se pierden o desperdician anualmente.

¿Cuáles son las causas de la pérdida y el desperdicio de alimentos?

Hay muchas causas de la pérdida y el desperdicio de alimentos que abarcan todas las etapas de la cadena alimentaria. Las fases de la cadena alimentaria incluyen la producción agrícola en las granjas o en el campo, la transformación y la fabricación, la distribución, la venta al por menor y el consumo. Existen muchas razones de la pérdida y el desperdicio de alimentos y aquí vamos a intentar a recopilar las causas más destacadas. 

Algunas causas de la pérdida de alimentos en las etapas de producción, fabricación y distribución al por mayor:

  • Los daños causados por el clima, las enfermedades y las plagas producen grandes cantidades de pérdida de alimentos. Un estudio técnico de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) estima que 450.000 toneladas de productos (equivalentes a 156.6 millones de euros) se ha perdido en la comunidad Valenciana en 2020 por causa de las plagas y enfermedades7.
  • La calidad de las semillas y los cultivos y las prácticas de cultivo son otras causas de la pérdida de alimentos. La mala calidad de los productos dificulta la comercialización de los cultivos y produce pérdida alimentaria. Por otro lado, hay prácticas erróneas que producen pérdidas en los cultivos como, por ejemplo, cosechar en momentos inadecuados y la manipulación inadecuada durante la postcosecha.
  • El tamaño pequeño de la producción puede también dificultar la comercialización de los productos por falta de viabilidad económica. 
  • Se siguen desperdiciando algunos productos en el campo que se denominan como productos feos (formas irregulares, tamaño grande o pequeño, etc.) puesto que, las cadenas de venta al por menor ponen expectativas altas sobre las perfecciones cosméticas de los productos.  Igualmente, muchos consumidores no se interesan en comprar productos imperfectos.
  • La previsión de la demanda de los productos es muy complicada y en muchos casos se pierden alimentos a causa de predicciones erróneas del mercado.
  • Los fallos en prácticas y técnicas aplicadas durante el transporte, la manipulación y la fabricación provoca daños que, por consiguiente, causan la disminución de la calidad adecuado para la comercialización.
  • Las dificultades en la comercialización son otra fuente de la pérdida de alimentos.  El estado del mercado y los precios bajos de los productos llevan, algunas veces, a los agricultores a no cosechar porque el coste total (que incluye mano de obra, transporte, etc.) es más alto que el precio del producto en el mercado.
  • La sobreproducción de productos especialmente de tipo perecedero conlleva una pérdida de alimentos que no se pueden comercializar. Los agricultores plantan más de lo que necesitarían suministrar para tener seguridad de cumplir con sus contratos en caso de fenómenos meteorológicos inesperados o infecciones por plagas. 
  • La falta de mano de obra en el tiempo adecuado para la cosecha genera pérdidas en los productos.
  • La deficiencia en la infraestructura física y la logística comercial lleva a pérdida de alimentos especialmente en países en desarrollo. Los alimentos se pierden durante la distribución, el transporte y almacenamiento por causa de malas condiciones de embalaje y refrigeración.
  • La vida útil es corta para los alimentos frescos como en el caso de frutas y hortalizas y esto produce su deterioro antes de poder comercializarlos.

Algunas causas del desperdicio de alimentos en las etapas de tiendas minoristas, proveedores de servicios alimentarios y consumidores

El desperdicio en negocios minoristas está relacionado en la mayoría de los casos con las estrategias implantadas por estos negocios. El error en la planificación supone causar desperdicio en algunos productos.  Apuntamos aquí algunos ejemplos:

  • El exceso de exhibición de productos en las tiendas ocasiona desperdicio de los productos perecederos.
  • Las expectativas altas de la perfección estética de los productos frescos como en el caso del tamaño, la forma y el color provoca el desperdicio de alimentos estáticamente imperfectos, aunque las cualidades organolépticas de estos son perfectas. Por ejemplo, en la venta al por menor en países de ingresos altos se busca la homogenización y la perfección de los productos frescos como en el caso de la fruta y la verdura. Es cierto que los productos descartados por fallo estático se usan en ocasiones en elaborar productos precocinados, sin embargo, estos productos son susceptibles de deteriorarse rápidamente y en algunos casos la demanda no llega a cubrir la producción.
  • El Embalaje inadecuado o defectuoso genera desperdicio como en el caso de empaquetamiento en tamaños excesivos o usar packaging no resistente que no protege los productos alimentarios.
  • La gestión ineficaz en tiendas por parte de los responsables es otra causa del desperdicio. Por ejemplo: la gestión inadecuada de las estrategias de precios y las promociones o la compra excesiva de alimentos con poca popularidad da pie a perder parte de estos productos.
  • La falta de estrategias relacionadas con la fecha de caducidad de alimentos en las tiendas minoristas provoca la pérdida de alimentos que es posible salvar.
  • La variación de la demanda en los productos es otra causa y en muchos casos, los minoristas desconozcan las estrategias adecuadas para trabajar con este problema.
  • La vida útil corta de mucho alimento especialmente los productos frescos y pre-preparados hace que sean más susceptibles al deterioro.
  • Muchas tiendas carecen de infraestructura e instalaciones de cadena de frío adecuadas y, por ende, los alimentos se almacenan a temperatura inadecuada.

Asimismo, una parte importante del desperdicio alimentario se produce en restaurantes y hogares. Algunas causas de tirar comida a la basura en estos lugares son:

  • La variedad excesiva de menús en algunos restaurantes y el tamaño grande de las porciones servidas.
  • La preparación excesiva de alimentos por falta de información y estrategias de predicción sobre el número de clientes.
  • La mala administración y planificación en restaurantes. Por ejemplo, la compra excesiva de ingredientes ocurre a menudo debido a la falta de planificación de compras.
  • El almacenamiento inadecuado de los productos alimentarios. Los malos hábitos de almacenamiento en hogares y restaurantes especialmente en los frigoríficos llevan al despilfarro de alimentos.    
  • La desinformación sobre el uso de los recortes y las sobras de las recetas. Muchas sobras se pueden usar en elaborar otras recetas acompañantes en lugar de tirarlas a la basura.
  • El desconocimiento de cómo planificar las compras y las comidas en hogares que lleva a la compra excesiva e impulsiva.
  • El tamaño grande de porciones y envases y la gran cantidad de promociones en tiendas impulsa a los consumidores a comprar en cantidades mucho más grandes de lo que puedan consumir.
  • La falta de tiempo de los consumidores hace que compran pocas veces, pero en cantidades grandes para periodos largos que, a su vez, causa más desperdicio alimentario.
  • El desconocimiento de la diferencia entre la fecha de caducidad y la fecha de consumo preferente. En algunos casos se desechan alimentos seguros e inocuos por llegar a la fecha de consumo preferente. Esta fecha no indica una falta de seguridad que impida consumir el alimento sino indica la posibilidad de presenciar cambios en la calidad organoléptica como el sabor y la textura. Así que el consumidor puede juzgar por sí mismo si se puede comer el alimento o no. 

 Hasta el momento, hemos identificado el tamaño del problema del desperdicio alimentario y las principales causas que producen tal perdida de productos comestibles. Sin embargo, quedan algunas preguntas para responder:

  • ¿Qué impacto tiene el desperdicio de alimentos a nosotros como personas y a la sociedad?
  • ¿Qué relación existe entre el desperdicio de alimentos y el cambio climático o la sostenibilidad ambiental?
  • ¿Qué ganamos si mitigamos la pérdida y el desperdicio de alimentos?
  • ¿Qué podemos hacer para disminuir este problema?

En el próximo blog respondamos a estas preguntas y a otras más.